viernes, 13 de abril de 2012

Comper

Después de la efervescencia y la euforia es necesario volver a la realidad. La blogosfera boliviana no existe, ha muerto inevitablemente y ha pesar de que tal final se adivinaba no me apena decir que me causa cierta nostalgia recordardar las tardes blogueras de los años pasados.
¿Debería también renunciar?

1 comentario:

Pablo Andrés Rivero M. dijo...

Es verdad, la actividad bloguera boliviana está muy venida a menos la, pero todavía hay pita para construir una alternativa desde el blogueo.

Saludos