miércoles, 26 de mayo de 2010

Cronica de un desastre anunciado




Recuerdo que hace un tiempo atrás Red Uno presentaba en su noticiero central un simulacro de emergencia en el corazón del céntricos y caótico mercado "La Ramada".

Un socorrista tardo veinte minuto en sacar en camilla al voluntario que fungía de herido.
El hecho demostró lo que se sabe hace mucho tiempo: La Ramada es una bomba de tiempo, que amenaza la integridad de los vendedores que cada día acuden a este lugar para ganarse unos pesos, de todos aquellos que viven en sus inmediaciones y obviamente de la gran clientela que acude a surtirse de los diversos productos que se ofertan
Finalmente esta madrugada ha ocurrido lo peor; un voraz incendio está consumiendo el mercado a estas horas. Han pasado casi dos horas desde que se inicio esta desgracia y puedo ver desde mi casa (a varias cuadras del desastre), una nube negra y oler el inconfundible aroma del plástico quemado. Debido al caos de toldos y pilchas de los vendedores ambulantes, amen de la curiosidad insensata de espectadores y la desesperación de los afectados, los bomberos estan intentado hacer su trabajo de la mejor manera.



Al parecer solo se han producido perdidas económicas y no de vidas, pero para todos aquellos afectados no hay mucho consuelo en esta idea, porque saben que están perdiendo todo el esfuerzo de sus vidas.


Esta desgracia espero haga reflexionar a los vendedores de la necesidad urgente de remodelar los mercados y que la ciudadania sea una parte activa en este cambio, pues para que todos estos vendedores ambulantes se hayan asentado y apropiado de las aceras de "La Ramada", al punto de convertir la zona en un caos, fue necesario que la misma ciudadania que muchas veces criticó ese desorden lo haya fomentado a través de la compra de toda suerte de productos que se ofrece en dicho mercado.


P.D queridos lectores si encuentra errores de sintaxis y ortografía, ruego me disculpen son las 3 de la mañana, tengo sueño y para lograr esta "primicia" he tenido que correr al lugar del siniestro, obviando el peligro de los mal vivientes que pululan es dicha zona, amen de que no trabajo en ningún medio y hago esto por el mero goce de ejercer la profesión que me gusta: la comunicacion.

4 comentarios:

juan pablo parada dijo...

felicidades por tu esfuerzo de verdad me sorprende tu amor por la noticia felicidades y segui adelante aunque otros esten sufriendo calamidad pero muy buen trabajo

E dijo...

Muchas gracias Juan Pablo por tu apoyo, pues me motiva a continuar. Espero que sigas visitando este blog. Saludos.

Bartok dijo...

Que tal cariño debes tenerle a tu profesión para arriesgar de esa manera el pellejo. De todas maneras, ese incendio fue una baba de perico frente a lo que ocurrió en un mercado céntrico aquí en Lima: Mesa Redonda.Allí hubo de todo: descuido, inseguridad, desidia y muerte. Ocurrió en Diciembre del 2002 y dejó 291 muertos. Una gran desgracia, producto de una bombarda navideña que se extendió hasta quemar centros comerciales. Se veia a gente atrapada en los altos de estos, que no podían escapar. Muchos murieron en sus tiendas, pues pensando que era saqueo (muy común en Lima) se encerraron cerrando con llave. Cuenta un bombero que cuando fue a abrir una de estas, los muertos salieron como racimo de uvas.
Desgracia como para que no se repita. Un abrazo.

E dijo...

Bartok imagino el infierno que se debio vivir en Mesa Redonda. Una perdida humana es toda una tragedia, pero en mi país creo que es la única manera de crear conciencia. Aunque no lo creas la gente que lo perdio todo ahora presiona al resto de los vendedores para que cierren sus negocios y estan decididos a no marcharse del lugar. La Alcaldia les ofrece otros lugares para vender, pero ellos no aceptan. Si vuelve a ocurrir una desgracia y esta vez hay muertos, ellos serian los primeros en gritar y criticar a las autoridades. En fin, la mayoria de nuestra gente es problematica y no se les puede dar gusto con nada. Un saludo y gracias por comentar.